Contra la ‘antipolítica’

  • Contra la ‘antipolítica’

    ¿Saben quién es Julia Orayen ? Se trata de una modelo que en su día posó para Playboy en México. Pero su salto a la fama se lo ha proporcionado un debate político. Y es que a dos meses para las elecciones presidenciales que decidirán el relevo de Felipe Calderón , ella, la azafata del programa que enfrentó a los cuatro aspirantes, se erigió en su protagonista en internet. La misma noche le crearon en Twitter el perfil @LaEdecanDeLife, que ayer contaba con unos 17.000 seguidores. Los candidatos, eclipsados en la red por Orayen, se habían enfrascado en los tradicionales ataques. Sin ningún punto de acuerdo. Sin novedad. Sin ningún atractivo especial.

    Me enteraba de ello ayer, el mismo día que conocía el batacazo del centroderecha y el centroizquierda en las elecciones municipales italianas. ¿El fenómeno de los comicios? El movimiento Cinco Estrellas, liderado por el cómico Beppe Grillo, que triunfa insultando a los políticos. Orayen y Grillo. Dos síntomas más del auge de la antipolítica. De la banalización y la fragmentación que amenazan a la sociedad y a la política. Que hacen emerger lo populista, lo banal y lo dañino, o todo junto como en el caso del Frente Nacional en Francia o del ultra Amanecer Dorado en Grecia. Ante ello, y más en momentos críticos como los que vivimos, la ciudadanía debe exigirse mucho a sí misma y a la política. No ayudan escenas como las de ayer en Rusia, con Putin y Medvédev intercambiando papeles de presidente y primer ministro. No ayudan los incumplimientos de Rajoy, por ejemplo sobre el rescate de Bankia. En cambio, sí ayuda el acuerdo entre el Likud y Kadima, los principales partidos de Israel, en uno de los parlamentos más fragmentados. Lo han hecho para estabilizar y dar impulso al Gobierno. Es la idea. Unidad frente a fragmentación y prioridades de país frente a las partidistas. ¿No les parece atractivo? ¿Inspirará a alguien más?

    (Para leer el artículo en EL PERIÓDICO, clicad aquí)