La política de las emociones, en El Mundo y con Trump