La política de las emociones, en Planta Baixa