La nueva opinión pública, en Zaragoza