Cummings ft. Boris

  • Cummings ft. Boris

    boriscummings

    Inicio aquí una serie de apuntes sobre algunos de los spin doctors de los grandes líderes políticos del momento. Y si hablamos de momento político, está claro que el de la Gran Bretaña del Brexit es uno de los grandes protagonistas. El país… y su primer ministro, Boris Johnson. Aquí algunas claves sobre su mano derecha, el más destacado de sus asesores, en el 10 de Downing Street.

    Nombre: Dominic Cummings.

    Edad: 47 años (25/11/1971).

    Lugar de nacimiento: Durham (UK).

    Estudios: Graduado en Historia Moderna y Antigua, en Oxford.

    Referentes: Otto Bismark y Sun Tsu.

    Curiosidades: Habla ruso de forma fluida y es un apasionado de Dostoievski. Casado con Mary Wakefield, periodista, viceeditora de la revista The Spectator cuando Boris Johnson era su editor jefe.

    Look: Entre casual y desaliñado. Su primer día en Downing Street se plantó allí con bolsa de algodón (de la campaña del Brexit, con el lema “Vote Leave”) y bermudas.

    Responsabilidad: Sacar al Reino unido de la UE “como sea necesario” el 31 de octubre de 2019 como máximo.

    Incorporación al cargo: Julio de 2019.

    Antecedentes: Director de Estrategia del Partido Conservador (8 meses, en 2002) durante el liderazgo de Ian Duncan Smith. Asesor especial del Secretario de Educación, Michael Gove (2007-2014). Director de campaña del “Vote Leave”, en el año 2016.

    Apodos: Rasputín, Maquiavelo del Brexit, Beria (por Lavrenty Beria, jefe de la policía secreta de Stalin) o Heydrich (por Reinhard Heydrich, el responsable de seguridad del Tercer Reich). David Cameron, hace años, lo tildó de “psicópata profesional”.

    Sistema de trabajo: Escuchar algoritmos y encuestas. Tener el poder absoluto en su ámbito de decisión, cosa que pacta con el líder (o pagador) de turno. No admitir la disidencia: al aterrizar en el 10 de Downing Street ya advirtió que quien discuta sus decisiones se podía considerar despedido. Evitar las filtraciones: también ha amenazado con el despido a los miembros de su equipo (y alrededores) que las hagan.

    Retrato: Brexit: The Uncivil War (HBO, 2019).

    La película de la HBO le dio visibilidad, a él y a su papel clave en el éxito de la campaña del Brexit, bajo el eslogan elegido por él “Take Back Control” (Recuperemos el control). También proyectó al mundo sus métodos y su talante. Y puso de relieve, una vez más, como ocurre a menudo con los grandes asesores de los líderes políticos al más alto nivel, las reticencias que los spin doctors despiertan en los políticos del propio partido, en los adversarios políticos y en la opinión publicada. Una constante que se repite con Cummings: la mayoría no entiende cómo alguien no electo puede tener tanto poder (político). El ascendente sobre el líder de turno es la clave. Y Boris Johnson cumple también con esta premisa. Confía en él firmemente.

    Dicen que ha sido siempre seguidor de la teoría de comportamiento conocida como OODA: Observar, Orientarse, Decidir y Actuar. Teoría diseñada por el estratega y militar, coronel John Boys, que defendía aplicar la agilidad frente a pesados ​​oponentes. ¿Se ha inspirado Cummings en esta fórmula para impulsar la suspensión del Parlamento británico, que de facto podría impedir que los diputados frenen una salida no pactada de la Unión Europea? Nadie duda, en todo caso, que el “proroging” de la cámara tiene su ADN. Y además impulsado con sus señorías de vacaciones en pleno mes de agosto. Todo cuadra.

    Pista sobre el spin doctor de la semana que viene: Batuta.