Butts ft. Trudeau

  • Butts ft. Trudeau

    butts1

    Aquí cuarta entrega de la serie de apuntes sobre algunos de los spin doctors de los grandes líderes políticos del momento, que empecé hace tres semanas con Dominic Cummings, jefe de estrategia de Boris Johnson en el 10 de Downing Street, y que seguí con Iván Redondo, jefe de Gabinete de Pedro Sánchez en la Moncloa, y con Kellyanne Conway, consejera jefe de Donald Trump en la Casa Blanca. Hoy es el turno de Gerald Butts, hasta hace pocas semanas Secretario Principal del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

    Nombre: Gerald Michael Butts.

    Edad: 48 años (8/07/1971).

    Lugar de nacimiento: Glace Bay (Nueva Escocia, Canadá).

    Estudios: Licenciado y master en literatura inglesa por la Universidad McGill en Montreal, Quebec. Estudiante de doctorado en la Universidad de York, en Toronto.

    Referentes: En cuanto a literatura, el poeta y escritor irlandés James Joyce. Peggy Butts, la hermana de su padre Charlie (de profesión, minero), influyó mucho en su formación política. Peggy, monja católica, maestra de escuela y activista social, liberal de toda la vida, fue senadora.

    Curiosidades: Butts dejó por primera vez su hogar en 1989, cuando ingresó en la Universidad McGill. Allí, en 1993, conoció a Justin Trudeau. Butts, entonces vicepresidente de la Unión de Debate McGill aunque bastante poco interesado en política, convenció a su nuevo amigo famoso para que se uniera a ella.

    Look: Gafas de pasta, barba bien afeitada y traje de dos piezas.

    Responsabilidad: Secretario Principal del primer ministro de Canadá.

    Incorporación al cargo: 4 de noviembre de 2015. Dimitió su 18 de febrero de 2019.

    Antecedentes: Al graduarse en la Universidad McGill, su primer trabajo fue trabajar como asistente de investigación en la oficina del Senado de Allan MacEachen. Le ayudó con sus memorias, aunque nunca se acabaron publicando. El año 1999, se convirtió en director de Políticas dentro del Gobierno de Ontario. Y después de Secretario de Políticas, pasó a ser el Secretario Principal en la oficina del entonces primer ministro de Ontario, Dalton McGuinty, en Toronto. Se convirtió en el principal asesor de McGuinty, y allí se empezó a interesar y a implicarse en importantes iniciativas medioambientales. Fue asesor de las victoriosas campañas del Partido Liberal de Ontario en 2003 y 2007. Y el 25 de septiembre de 2008, hizo una parada en aquella trayectoria política: se convirtió en presidente y CEO del World Wildlife Fund (WWF ) de Canadá. Un cargo que dejaría el 16 de octubre de 2012, para convertirse en el asesor político más importante de Justin Trudeau.

    Apodo: Gerry, para los amigos, entre ellos Trudeau.

    Sistema de trabajo: Ferozmente protector de Trudeau, a menudo combativo con periodistas y críticos, ha devenido el gran guardián del mensaje, tan internamente como públicamente. Hace buen tándem con quien ha sido la jefa de Gabinete del primer ministro, Katie Telford.

    Retrato:

    En julio de 2019 se anunció su incorporación en el equipo electoral de Justin Trudeau para la reelección como primer ministro de Canadá. La oposición saltó en bloque a criticarlo contundentemente. No en vano, la campaña que habían compartido meses antes había sido la de desprestigio contra Butts y Trudeau a cuento de un presunto caso de trato de favor y de presiones a la Justicia, lo que acabó comportando la dimisión de Butts como Secretario Principal del primer ministro, en febrero de 2019. No quería ser motivo de desgaste para su líder. E hizo pública la dimisión en Twitter, donde le había descrito una importante incontinencia durante su tiempo al frente de la Oficina del Gobierno.

    La figura del Secretario Principal en el gobierno de Canadá es la del asistente político jerárquicamente más importante en la estructura del primer ministro. Desde el cargo, Butts trabajó para consolidar desde el poder una imagen de “adorabilidad” de Trudeau que había ayudado a construir durante años, en la línea del dulce heredero del legado político de su padre (el también primer ministro Pierre Trudeau). Había ayudado el joven Justin, muchos años antes, en 2000, a elaborar un muy bien acogido discurso de elogio que dedicó a su padre en las exequias de premier. Se iba construyendo el paralelismo de Justin con quien durante años fue objeto de mil y una expectativas depositadas en un futuro político al estilo de su padre JFK: el apuesto John-John Kennedy. Los describían como “dignos hijos de sus padres”. Esto se trabajó en el relato político de Trudeau. Y, por el camino, y con un Justin todavía lejos de la primera línea política, Gerald Butts, iba encontrando la fórmula que los haría triunfar en 2015, rodando con el primer ministro liberal de Ontario, Dalton McGuinty, como secretario principal suyo a partir de 1999, y presentándolo como una alternativa “positiva”. Un estilo que Trudeau reproduciría años después en su campaña.

    A las elecciones de este 2019, Trudeau ha llegado con unas encuestas que lo dejan lejos de la mayoría absoluta que consiguió cuatro años antes. Al desgaste por las contradicciones que implica la gestión del poder (más aún en contraste con las grandes expectativas generadas), en plena campaña se le sumó la polémica por unas oportunas fotografías recuperadas por la revista TIME de los tiempos de Trudeau en la universidad (curso 2000-2001), en una fiesta de disfraces y con él pintado de negro para reproducir a una especie de paje real. Las acusaciones de racismo contra el líder liberal han sido tan furibundas que ha tenido que comparecer ante los medios para hacer algo poco habitual en un máximo mandatario: reconocer que en su día se equivocó y pedir perdón. Buscando la empatía, pero ya lejos de esa imagen idealizada, casi virginal, que había enamorado a primera vista a una mayoría absoluta de los votantes canadienses. El gesto, sin embargo, ha sido bien recibido. Y con Butts detrás, a quien si Trudeau gana y puede reeditar gobierno, seguro que reincorporará a un cargo que desde que plegó su amigo hace más de medio año sigue vacante.

    Pista sobre el spin doctor de la próxima semana: Angie.