¡A mí que me registren!

  • ¡A mí que me registren!

    LCDF_A mi que me registren

    Estos días hemos visto en la Audiencia de Palma como Iñaki Urdangarin (con infanta al fondo) y su antiguo socio Diego Torres tiraban bastante coordinadamente de aquello típico de ‘a mi que me registren’. De lo que en sus empresas y negocios podía ir mal, ellos no sabían nada. La cosa la liaron otros. Un poco como lo que parecen pretender Pedro Sánchez y Albert Rivera en el patio político español. Ellos están poniendo de su parte todo lo que pueden, y si la cosa no va, la culpa habrá sido de otros que pasaban por ahí. A ellos, en cambio, que los registren.

    Yo no soy de los que ahora se llenan la boca de decir que está cantado que el pacto de investidura PSOE-C’s no va a ningún otro lado que a unas elecciones anticipadas. Muchos de los que lo hacen son los mismos que decían que Catalunya iba hace cuatro días a unas elecciones anticipadas, y cuando Artur Mas se inventó la solución Carles Puigdemont, dijeron que estaba cantado y que los independentistas no tenían otra salida. ¿Ahora los partidos españoles la tienen? Sí. Hemos visto tantas cosas insospechadas en los últimos tiempos, que yo no daría por hecho que Podemos no facilite de alguna manera que la legislatura con Sánchez de presidente empiece a andar. Luego ya cómo lo traten parlamentariamente será otro cantar. E incluso en este escenario Rivera gana más.

    El liberal-demócrata Nick Clegg apostó por David Cameron cuando éste lo necesitaba para ser primer ministro, y al acabar la legislatura, el conservador se lo merendó electoralmente y ganó por mayoría absoluta. Rivera no quiere ser Clegg, no quiere ser flor de un día, y por eso ha apostado por el líder con el resultado electoral más precario, con el electorado más disputado y con la gresca interna más avanzada.

    También en este escenario, si las cosas no van bien, Rivera podrá decir “a mi que me registren” y culpar ahí a la incapacidad socialista o a su líder. Y ellos, los de Ciudadanos, a mirar de transmitir sentido de Estado, responsabilidad, centralidad y paz interna.

    PSOE y Ciudadanos suman una mayoría que como mucho les dará para ir tirando y ganar tiempo mientras los otros se desgastan en la oposición y a la contra. Pero no tienen en absoluto nada sólido para construir una legislatura de reformas. Lo saben perfectamente aunque quieran vender que van a esto segundo, y básicamente aspiran a cargar sobre las espaldas de los otros la frustración que se genere al disiparse la gran expectativa que quieren crear. ¿Se saldrán con la suya? De momento Mariano Rajoy y Pablo Iglesias les ayudan bastante.

    (Para leer el artículo en EL PERIÓDICO, clicad aquí)