José María Espejo-Saavedra en el Polièdric