“El último partido” y el Mundo