Los Guardianes de la Semana (21)

  • Los Guardianes de la Semana (21)

    Claude Guéant. Fue jefe de campaña de Nicolas Sarkozy en las elecciones presidenciales francesas de 2007. A partir de entonces, Secretario General de la Presidencia de la República, un cargo clave en el Elíseo, y más allá, como verdadero primer ministro bis que superaba en poder al verdadero primer ministro, François Fillon. Pero Sarkozy despachaba cada mañana a las 8h con un equipo reducido de asesores que estaba liderado por Guéant, no por Fillon. Y aquel grupo marcaba la pauta, la agenda política. Guéant era el gran pilar del poder de Sarkozy en el Elíseo. Mucho más que un jefe de gabinete. Su gran coordinador y ejecutor en la sombra. Y mientras permaneció entre bambalinas disfrutó del momento (y del poder). Los medios franceses se fijaban pero sabían más bien poco. No se mostraba suficientemente. No se exponía demasiado. Y sobre él nacía mucha rumurologia, mucha literatura (como este libro: Claude Guéant. L’homme que Murmure à l’oreille de Sarkozy) y apodos que le reconocían su gran influencia en la sombra, como este que cuajó más que ningún otro: Le Cardinal. Richelieu … Mazarin … Guéant.

    Lo escribí en Los Spin doctors ya Los Guardianes del Mensaje: el hábitat natural de los asesores de comunicación y estrategia es la sombra, la cocina, la sala de máquinas. Allí es donde su influencia debe darse y así poder dejarse notar en la acción política, pero no verse. Quien debe lucir, quien debe asumir el protagonismo y capitalizar lo que también se trabaja entre bambalinas es el líder, no sus asesores. Porque estos, cuando se exponen, cuando se muestran demasiado, son piezas especialmente vulnerables. Su espacio es la war room, como guionistas detrás de la cámara, no asumiendo el rol de estrella bajo los focos de las cámaras. Por muy buenos que sean coordinando, proyectando, planificando, pautando, asesorando, ellos no tienen por qué asumir bien el rol de estrella principal. Este es otro registro, y no saber asumirlo puede tener consecuencias nefastas. Como fue el caso de Guéant.

    En el año 2011, cuando las encuestas ya pintaban peludas para la UMP de Sarko, y él y su equipo se inquieta, y el presidente quiso poner en valor uno de los frentes que más le había impulsado en su carrera camino de la presidencia: la seguridad. Y, si no él, ¿quién mejor para vender desde Interior la necesaria mano de hierro de la derecha francesa ante los enemigos cotidianos de las clases medias francesas que impulsaron Sarkozy en el Elíseo? Y Guéant emergió definitivamente a la luzy sus problemas comenzaron. Esta semana ha sido noticia. Y no precisamente en positivo. Libération incluso lo ha escogido como el antihéroe de la semana. Tema sobresueldos en sus tiempos de jefe de gabinete (dircab) de quien fue Ministro del Interior entre 2002 y 2004, Nicolas Sarkozy.

    Claude Guéant, Le Cardinal, uno de los estrategas más interesantes de la última década en la política francesa. La próxima semana, más Guardianes de la Semana!