La casa bajo la arena

  • La casa bajo la arena

    Seth Godin , gurú del márketing político, defiende que «todo, en el personaje político, explica una historia: su ropa, su pareja, sus asesores…». También ellos, los profesionales de la comunicación política, que en Esquerra nos describen un liderazgo aún en construcción.

    Una de las primeras imágenes de Oriol Junqueras como nuevo presidente de ERC fue su visita a la sede nacional del partido. Allí, Joan Puigcercós le cedió el testigo en el que en ese mismo instante dejó de ser su despacho. De fondo, en algún plano furtivo de las cámaras, su jefe de prensa, Jordi Trilla, se distinguía claramente, a una distancia prudente, velando por el transcurrir del guión previsto. Y aún lo hace (sí pero no).

    En aquel acto simbólico, Puigcercós le regaló a Junqueras un reloj de arena que él utilizaba en las reuniones de su ejecutiva para controlar los tiempos de intervención. Y la cordialidad de aquella estampa, aseguran desde Esquerra, se ha mantenido. De hecho, los hay que desde el mismo partido advierten de que Puigcercós es «uno de los pocos apoyos reales e inequívocos con que cuenta Junqueras». «¡Ostras, Oriol ! Si no puedes ni cambiar al presidente de la Irla…», se exclamó hace pocas semanas uno de sus hombres cuando Junqueras admitió que aún no podía relevar a Josep Vall como director de la fundación de ERC.

    El equipo, como dice Godin, también nos describe al líder. Junqueras se trajo de Bruselas a su asistente e interlocutor con los medios, Jordi Bacardit. Todo apuntaba a que sería el nuevo jefe de prensa, pero no. Dicen que emprende el camino de retorno a la capital europea. En su lugar, el nuevo jefe de prensa de ERC es Sergi Sol, que ya había ejercido bajo el liderazgo de Puigcercós. Y Trilla, el gran interlocutor con los medios desde la cocina de Calàbria en tiempos del político de Ripoll, sigue siéndolo para muchos, ahora como responsable del área en el Parlament. ¿Total? Junqueras recuerda a aquella obra de Joaquim Carbó, La casa sota la sorra, y parece construir su humilde morada dentro de las paredes de cristal de aquel reloj de Puigcercós. De momento le protegen.

    Se ha reunido en Palau con Quico Homs. Con Oriol Pujol lo hace más a menudo. Hay sintonía. Esta semana Junqueras ha defendido en televisión el diálogo «con todos» así como su apuesta por hacer frente común con Artur Mas por el pacto fiscal. Por ahora, en Esquerra (…)

    (Para leer el artículo completo en EL PERIÓDICO, clicad aquí)