Jubilar a Duran

  • Jubilar a Duran

    Diría mentira (y no estoy acostumbrado, menos por escrito) si dijera que no conozco votantes tradicionales de CiU (más concretamente de Convergència) que en estas elecciones igual se están de votar sus siglas de siempre. Están ahí. Estos ciudadanos existen. Todos conocemos más de uno y de dos. Y no son anécdota. Se sienten plenamente identificados con CiU pero no con el señor Josep Antoni Duran y Lleida y, sobre todo, con su discurso.

    Hay mucho votante de CiU que deposita tradicionalmente su voto en la urna con el único “pero ” del socio democristiano. Y lo hacen muy especialmente pensando en Duran, que desde hace tres décadas se ha encarnado (no tanto “ha encarnado”) unas siglas con solera y con una trayectoria histórica impecable y heroica en tiempos difíciles. Pero, mira por donde, para muchos Unió es Duran. Y el discurso de Duran no ha cambiado al estilo del discurso de sus socios convergentes, que sin histrionismos de ningún tipo han ido evolucionando en cuanto a doctrina igual como lo ha hecho el centro político del país.

    Duran para mucha gente no es creíble cuando en campaña intenta elevar el tono de la reivindicación nacional. Por razones obvias. Alguien a quien compañeros suyos de partido como los muy honorables Joan Rigol y Núria de Gispert le han tenido que advertir que “Unió no se puede convertir en el partido anti-independentista de Cataluña” tiene un problema cuando en campaña busca abrazar el máximo posible del espectro nacionalista (buena parte de él ya sobiranizado). Y Duran lo ha probado, una vez ha visto que no tenía de donde rascar de PP y PSOE a nivel electoral.

    De este panorama son muy conscientes en Convergència, y también en Esquerra. El líder republicano, Oriol Junqueras, pedía esta semana “jubilar a Duran”. Porque sabe que hay un espectro de voto que quiere que CiU siga haciendo vía, y que básicamente encuentra que Duran es el gran escollo que lo frena. Pero de aquí a pensar que automáticamente toda esta gente que no quiere a Duran votará Esquerra es erróneo. Esto no pasará. Esquerra, para este segmento del electorado, todavía tiene que purgar “pecados” más gordos que los de Duran.

    CiU no tendrá en estas elecciones la subida que podría haber tenido. Los pactos de federación es lo que tienen. Pero CiU subirá respecto de los últimos dos resultados en unas españolas, cosa fácil por el contexto y porque Duran ha cosechado en dos ocasiones consecutivas los peores resultados de la federación en este tipo de comicios. ¿Y de este estancamiento en la trayectoria ascendente de CiU en el último ciclo electoral se beneficiará Esquerra? Poco o nada. Como mucho se quedarán como estaban, y gracias. Porque con el “jubilar a Duran” no hay suficiente. Porque de evolución en cuanto a discurso, en el ámbito del catalanismo político, todavía hace falta bastante y por todas partes.

    (Para leer el artículo completo en su fuente original, clicad aquí)