La técnica del aspersor

  • La técnica del aspersor

    Cuenta la leyenda que en el congreso nacional de Esquerra celebrado en julio de 2004 en Lleida Joan Ridao, al volver de ir al servicio y de fumar un Ducados, se enteró (a través de un periodista que cubría el congreso) que había sido relevado como portavoz del partido. Y es que, alumbrado el pacto de la bicefalia Carod-Puigcercós, el de Cambrils había exigido el lugar para la joven Marina Llansana, y Puigcercós había cedido al no valorar Ridao cómo “uno de los suyos”. Este capítulo podría explicar cómo es que finalmente el próximo sábado habrá primarias para elegir candidato a encabezar la lista de ERC en Madrid.

    “Me extrañó que Ridao el pasado sábado no tirara la toalla y pactara ir de dos de Alfred Bosch en la lista. Quizás por orgullo. Quizás porque todavía arrastra el trauma del 2004, que lo marcó mucho. Quizás mal aconsejado por Ignasi Llorente, que es de lo poco afín que le queda en el partido.” Este junquerista de primera hora, interrogado sobre por qué creía que finalmente Ridao cedería, asegura: “Él es de carácter pactista y con gran tendencia a rehuir el conflicto frontal.” Y como Llorente tampoco responde a un perfil mucho más guerrero, otras fuentes de Esquerra señalan al diputado Joan Tardà como una de las grandes explicaciones del enroque del actual portavoz parlamentario en el Congreso.

    “El 90% de los avales de consejeros nacionales conseguidos por la candidatura de Ridao para las primarias los ha obtenido a través de Tardà”, valora uno de los hombres de Oriol Junqueras. El de Cornellà es muy apreciado en Esquerra, donde la mayoría lo valora como un hombre íntegro. En él y en su capacidad de convicción es donde se centran las preocupaciones de los junqueristes de cara a las primarias del sábado 17 de septiembre: “Está bastante claro que Bosch se impondrá, pero el reto es que la votación no quede ajustada, que no haga empezar el mandato de Oriol con sensación de inestabilidad interna”. Y es que el equipo de Junqueras, primero con calma en el partido, quiere mirar de ensanchar las actuales fronteras de ERC, “sin dogmatismos”. Mediante la técnica del aspersor que se atribuye al eurodiputado y alcalde de Sant Vicenç dels Horts.

    Alfred Bosch, la apuesta de Junqueras para Madrid, es eso. Alguien que había estado en Esquerra, que se había alejado de ella, y que ahora vuelve para implicarse del todo. La foto de Junqueras con Ramon Tremosa (CiU) y Raül Romeva (ICV) esta semana en la presentación del libro del republicano es parte de la misma estrategia. Mirar de hacer aspersión de forma transversal en el ámbito del soberanismo. Este quiere ser el sello Junqueras de primera hora: un escuchar aquellos que quieran interactuar. De hecho, el aspirante a líder de ERC ya lo está aplicando (en off) en la construcción de su proyecto.

    De una antiguo jefe de prensa de Puigcercós en Madrid a un reagrupado de primera hora que también pionerament quedó decepcionado del carreterismo. Junqueras habla con bastante gente. Mira de aplicar la técnica del aspersor. Incluso con Joan Carretero mantiene una buena relación que sorprende a alguno de los suyos. Evidentemente también tiene sus fobias, como las que lo distancian de Elisenda Paluzie y del solidario Emili Valdero, pero la idea en general es mirar de sumar. El benachista Lluís Salvadó –”los de Ernest Benach están con Junqui“– se ha encargado de compilar los avales de Bosch. Él será su hombre fuerte en el partido, quien organizará el movimiento de tropas. Y de Bruselas al Principado, su sombra Jordi Bacardit seguirá cuidando la agenda y parte del relato del líder, de hacer aspersión en los media, que buena falta les hará, al nuevo líder y al partido.

    (Para leer el artículo en su fuente original, ElpuntAvui, clicad aquí)